De ser campeón mundial a querer olvidar sus éxitos: así es la vida de ‘Kid Pambele’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Luego de estar durante varios años en la cima de la categoría welter, el colombiano cayó en la drogadicción

En Colombia, hablar de Antonio Cervantes Reyes puede complicar a más de una persona; sin embargo, esto no pasa cuando se menciona a Kid Pambelé, que es el sobrenombre con el que el nacido en San Basilio de Palenque logró convertirse en campeón de boxeo y con ello ganó reconocimiento internacional.

Kid Pambelé es ampliamente reconocido por ser el primer campeón mundial de boxeo de Colombia, un hito que elevó el perfil del deporte en el país y le dio esperanza y orgullo a muchas personas.

Kid Pambelé, que creció en condiciones de pobreza y comenzó su carrera en el boxeo como una manera de escapar de las difíciles circunstancias de su entorno, se convirtió en campeón mundial de peso superligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) el 28 de octubre de 1972, después de derrotar a Alfonso Peppermint Frazer en Panamá. Logró defender exitosamente su título en múltiples ocasiones, convirtiéndose en un símbolo de perseverancia y dedicación.

En la actualidad, hablar de Pambelé es mencionar a una leyenda del deporte en Colombia, pero también mencionar a un hombre que tocó la cima y luego cayó en la drogadicción, por lo que su permanencia junto a su esposa tras años de combatir con sus “demonios” genera alegría en sus fanáticos.

Testigo Directo visitó en Bolívar la única vivienda que le quedo a Pambelé luego de derrochar su fortuna, allí vive junto a su esposa que, además de cuidarlo, es la única persona que siguió a su lado cuando la riqueza ya no estaba.

“Fue el hombre que le dio mucha gloria a Palenque y Colombia”, afirma uno de los jóvenes que entrena en el gimnasio que dejó Pambelé en su pueblo, en donde hablar de sus éxitos en el boxeo es mencionar a un ídolo para varias generaciones.

En Palenque, las personas de edad recuerdan al joven que trabajó como embolador durante varios años hasta que un hombre que identificó sus habilidades le convenció de enfocar su vida en el deporte; allí, la drogadicción del exboxeador hace parte de un error, pero no borra los triunfos de Cervantes.

“No quiero recordar eso ya”, afirmó el exboxeador al ser cuestionado sobre sus años de gloria en el deporte; de la misma forma, con pocas palabras respondió las preguntas que tenía el periodista, hasta que tras varios minutos concluyó la charla diciendo “Ya tomaron las fotos, ya está” e ingresar a su vivienda de nuevo.

En una de las pocas respuestas, Pambelé afirmó que no tiene sueños o aspiraciones, que lo único que desea es permanecer “tranquilo aquí en la casa”.

Carlina Soto, su esposa y confidente, afirmó que las luchas que tiene la gloría colombiana no son sencillas y que ella tiene que combatir con el deseo de no tener contacto con nadie que tiene el excampeón.

A veces como que no quiere sentarse así en reuniones, no quiere hablar, pero bueno, a pesar de todo no es fácil, porque eso es una batalla que hay para que se sostenga”, afirmó Soto.

En la actualidad, Pambelé prefiere permanecer en su casa, ya que en una de las últimas ocasiones que estuvo en el pueblo protagonizo un hecho de violencia que fue noticia nacional; sumado a ello, su esposa recordó que estuvo varios meses en un proceso de rehabilitación en Cuba.

“Él ahora no está consumiendo, pero hay que tenerlo así, bajo medicamentos, luchando con él y pidiéndole a Dios que tenga misericordia y lo sostenga con su mano poderosa, porque esto no es fácil. Gracias al Señor, a pesar de su vida desordenada lo veo bien, aunque no haya plata está bien”, puntualizó la esposa del excampeón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email